Los peligros de Internet

Hombre con movil

Tal vez a más de una de las personas que esté leyendo esto, le parezca poco sensato pensar que en internet pueden existir riesgos reales debido al anonimato que a veces pensamos que existe en el uso de herramientas virtuales. Es nuestro perfil de una red social, es nuestro mail, pero no somos nosotros (al menos no físicamente) y creemos que sería casi imposible ir de lo virtual a lo real con facilidad.

La realidad es completamente distinta. Luego de lo que llamamos Globalización y de la aparición de Internet, los medios de comunicación, la web 3.0 y las Redes Sociales, no podemos pensarnos únicamente como ciudadanos de nuestros barrios, provincias o países. Hoy, todos los que tenemos acceso a Internet y a dispositivos en los que podamos navegar, somos habitantes de un conglomerado que no es palpable físicamente pero que es mucho más grande que cualquier nación: Somos Ciudadanos Digitales.

El hecho de habitar espacios digitales no nos deja exentos de derechos, obligaciones y mucho menos de peligros.

Podemos pensar que el acoso, las estafas, el robo de datos y otros males virtuales sólo afectan a aquellos que son poderosos, conocidos y que nos parecen inalcanzables y lejanos.

La realidad es que todos podemos ser víctimas de los peligros que trajo este mundo virtual y que están inspirados en nada más y nada menos que los mismos peligros que acechan en el mundo físico.

A continuación, una breve reseña de cada uno de estos peligros que luego ampliaremos en otras entradas:

  • CIBERBULLIYNG: Sí, tal como dijimos, los males que acechan en el mundo virtual son bien parecidos a los que nos atormentan en nuestra vida terrenal. El bullying mantiene sus mismas características en la virtualidad: se trata del acoso, persecución y humillación hacia una persona, simplemente lo que cambia son las herramientas para llevar a cabo estas acciones. En el ciberbullying el acoso se da por medio de las Redes Sociales, aplicaciones, mensajería y se realiza a través de las difusión de textos, videos, audios y/o imágenes que humillan a una o varias víctimas. También puede darse a raíz de la exclusión de dichas víctimas de espacios virtuales tales como grupos, chats, foros, etc.
  • SEXTING: Este implica a la inclusión de la tecnología para sacar fotos, grabar audios o realizar videos vinculados con la sexualidad de una o más personas. El problema de la elaboración de este tipo de material en la intimidad es que muchas veces trasciende de ésta sin la autorización de los involucrados y termina divulgándose.
  • GROOMING: Se trata del acoso sexual hacia un niño de parte de un adulto mediante el uso de las tecnologías de la comunicación. Esto se suele dar a través de perfiles falsos que crean los acosadores para acercarse a niños/as y pedirles fotos, videos o incluso concretar encuentros reales.
  • PISHING: Es el robo de datos que suelen acabar en estafas como las bancarias. Muchas veces comienzan con mails que provienen supuestamente de una entidad que conocemos y nos parece confiable pidiéndonos cambiar alguna clave o cargar alguna información en su sitio.

Si quieren saber más sobre cada una de estas amenazas, pueden hacer click en los siguientes links: